¿Electrónica o fotónica? Una realidad mucho más rápida.

El paso de la electrónica a la fotónica es una realidad mucho más cercana de lo que parece y nos permitiría disfrutar de una velocidad y un poder mayor en las máquinas, así como un consumo reducido de la energía y por tanto un alargamiento de la vida de las mismas. Se trata de transformar el uso de electrones por el de fotones en la tecnología.

¿Pero esto es posible? Sí, la velocidad de la luz no es ciencia ficción y de hecho ya ha sido demostrado en la Universidad de Utah. Toca decirle adiós a la electrónica tal y como la conocemos hoy día y darle la bienvenida a la fotónica. Y es que los fotones pueden transmitir, manejar y almacenar información mucho más rápido que los electrones. Esto influirá en el funcionamiento de móviles, ordenadores, internet y cualquier tipo de maquinaria; toda una revolución tecnológica.

Pero cambiar los electrones por los fotones no es una tarea sencilla, tampoco imposible. En primer lugar habría que adaptar los dispositivos que usamos actualmente para que encajen con la transmisión de luz fotovoltaica. Para ello se ha inventado un pequeño chip de dimensiones microscópicas que se encarga de dividir la luz en dos canales de información que obraría el milagro de la conversión en nuestros aparatos tecnológicos.

En 1971 con la llegada de los microprocesadores se revolucionó el mundo de la electrónica. Hoy sabemos que la luz es el medio de transmisión de información más rápido que existe y puede que lo veamos materializado en los próximos años. Un futuro mucho más rápido y al alcance de todos que sin duda alguna supondrá un nuevo hito en la revolución tecnológica.